ensalada zatopek

Siento mucho haberos dejado sin mis recetas, pero he estado liado con un huerto que hemos ocupado en un terreno que por motivos legales no puedo decir donde esta ni a quien pertenece, pero bueno, aquí estoy otra vez, con Correr de Jean Echenoz, que es una biografía de Emil Zatopek, me he acordado de esta ensalada, que no se donde la vi, pero que es una típica receta checa, en homenaje a Zatopek, la Locomotora Humana.

zatopek

Este sujeto que tenéis a vuestra izquierda es Zatopek, un atleta checoslovaco que Jean Echenoz retrata en su libro Correr. Fue un atleta del ejercito, de esos que abundaban en los países comunistas. empezó a correr despavorido con la invasión nazi de Checoslovaquia, y no dejo nunca de correr, ni cuando fue obligado a trabajar de barrendero en Praga por no dejarse someter al Partido. Toda  la vida corriendo para escapar de hijos de puta. Nazis o comunistas, pero siempre hijos de puta.

empezó a correr cuando trabajaba en la fabrica de calzados Bata, y cuando ingreso en el ejercito lo siguio haciendo ya profesionalmente. En los Juegos olímpicos de 1948 en Londres, era el único integrante del equipo checoslovaco, sin uniforme, sin ropa para cambiarse y con unas zapatillas vergonzosas. Aun así consiguió la medalla de oro 10000m y la de plata en 5000. Se le quedo la espinita clavada y en las siguientes olimpiadas consiguió el oro en los 5000, 10000 y marathon. siguió batiendo records por todos los sitios a los que era invitado. En el récord de la hora, el kilómetro mas rápido que hizo fue el ultimo, siguiendo su metodo de entrenamiento. Su método de entrenamiento consistía en correr mas cuando notaba que estaba empezando a cansarse. Con dos cojones. Se retiro en el cross de Lasarte en 1958. Le regalaron un perro.

Debido a que era invitado a correr a diferentes lugares del mundo, EEUU incluidos, las autoridades comunistas recelaban de él, pensando que abandonaría el país a la primera oportunidad, despojándoles del único héroe que les quedaba. Por eso le denegaron infinidad de veces el permiso para ir a correr fuera de su país, no fuera que se escapara. En 1968, en plena Primavera de Praga, Emil apoyo públicamente a Dubcek, y entonces el Partido se cabreo bastante, le expulsaron del Partido y del Ejercito. Entonces empezó a una vida gris y oscura, en la que trabajo de barrendero para poder llegar a fin de mes. En 1975 viendo que su vida se iba a la mierda, se retracto de todo lo que dijo y fue rehabilitado y pudo por fin vivir en paz, hasta el año 2000 que murió. En fin toda la vida corriendo, huyendo de unos y de otros.

A la ensalada le he puesto ese nombre porque me he acordado del libro, pero en realidad dudo de que tenga ese nombre. El ingrediente principal es la patata y los arenques, que si son ahumados mejor. Los arenques son esas cosas con forma de pez seco que vemos en los supermercados, y que nos preguntamos para que coño serán. Pues eso son los arenques. Para comerlos hay que hacer una cosa importantisima que es rehidratarlos, porque si los comemos asi, que se puede, es posible que no lo hagamos de nuevo. Es como si nos comemos un jersey de lana. Ponemos agua a hervir  y los hervimos durante 1 minuto, los escurrimos y al plato.

Los ingredientes están en la foto de la cabecera, pero os los pongo aquí:

12 patatas

4 arenques

2 huevos cocidos

3 docenas de aceitunas

1 manzana

1 cucharada de mostaza picante (alemana)

2 cucharadas de nata

Aceite, vinagre, sal y pimienta.

Estos dos pequeños pececillos que veis aquí son dos arenques ahumados de catalogo, con sus escamas, sus costras y sus cosillas. Son bastante repelentes, pero de verdad, tienen un sabor riquísimo.

Acordaros que hay que hidratarlos, que si no están fuertecitos.

La preparacion es asi de facil:

Ponemos agua a hervir y echamos los arenques, los dejamos 4 minutos, y los escurrimos. Los dejamos reposar sobre un papel de cocina.

Echamos el agua por la fregadera, que esa agua es mas venenosa que la riada de Aznalcollar. Limpiamos bien la cazuela, ponemos agua a hervir otra vez con un poco de aceite y pimienta, y echamos las patatas cortadas en rodajas de unos 5mm de espesor. Que hiervan durante 6 minutos, pero que el fuego no sea como del infierno, que sea vivo pero no infernal. Las patatas es mejor cocerlas como nos las vamos a comer, que si no es un lío de cojones, que por fuera quedan blandurrias, que por dentro como una piedra… en pedacitos y se acabo. Las escurrimos y las enfriamos como nos de la gana, en la nevera es mejor que no gastamos agua.

Ponemos en una fuente las patatas cocidas y los arenques troceados sin cabeza. Si es la primera vez que comemos arenques es mejor hacer los pedazos pequeñitos. Picamos los huevos cocidos en pedacitos y lo ponemos por encima. Los huevos se cuecen durante diez minutos con sal y pimienta. Hay que ponerlos en el agua cuando esta fría que si no se rompen.

La manzana la cortamos en laminas como si fuera para compota y la ponemos en la fuente. Picamos las aceitunas en pedacitos pequeños y lo echamos por encima.

En un bol de desayuno preparammos la vinagreta. Como usamos arenques hay que tener ojo con la SAL. A mi no me gusta echarlas a las vinagretas, prefiero ponerla en la ensalada y luego la salsa por encima.

Al final podemos decorar la fuente con un poco de cebollino picado  microscópico, que le va a dar un frescor d miedo.

No tengo foto de como queda al final porque nos la comimos antes de hacer la foto, que estabamos caninos. Suerte y salud.

En la proxima receta os hablare de mi Kibutz.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en La biblioteca de Carpanta, Uncategorized y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a ensalada zatopek

  1. nagore dijo:

    Me he quedado sin palabras. Como un día me pongas eso es la mesa echo a correr como Zatopek. ¿Arenques? Sólo te ha faltado poner pepino y remolacha!!!! En fin, alguna vez tenía que ser la primera que no me gustaran tus preparados… Cuando hables del Kibutz, acuérdate de poner una foto de tu brazo.

    • etxebe dijo:

      Pues de no haber sido por los arenques, seriamos una civilizacion extinta. Era lo unico que quedaba para comer cuando se helaban los mares, asi que un poco de respeto.
      No pondre la foto de mis fornidos brazos, porque me puede traer problemas. Pondre las manos.

  2. Nagore dijo:

    En fin, no está claro que eso sea una buena noticia. Que no seamos una civilización extinta, quiero decir. Sigo reivindicando el brazo. Y no esas manos que parecen arenques.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s